viernes, 6 de agosto de 2010

EL TIEMPO VA PASANDO...

El tiempo va pasando, febrero, marzo, abril... Y en mayo me tocó el viaje de cada año a eurovisión. Este año a Oslo, Noruega, al fiordo. La primera impresión cuando llegamos es un aeropuerto rancio y añejo pero servible aún. Parece que por esos lares no son tan presumidos como para gastarse un dinero -que ellos sí tienen- en arreglar algo que aún sirve. Cogimos el tren para ir al centro, porque para pagar el taxi deberíamos haber vendido antes uno de nuestros riñones a cualquier mafioso sanitario.

El festival, como siempre: expectativas, expectativas, expectativas... Las votaciones, como siempre: cruda realidad, cruda realidad, cruda realidad. Los amigos como siempre: reir, reir, reir... Y Oslo como siempre: caro, caro, caro...

Aa la vuelta, la preparación de mi debut en el teatro. Un espectáculo de una hora y media de duración encima de un escenario yo solo. A ver como me va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario